El sector aeronáutico nacional es de los más importantes de la región, especialmente de cara al renovado compromiso de las autoridades de aumentar paulatinamente el flujo turístico a la isla. Como tal, el país goza de una ley de aviación civil moderna, que a partir del 2014, admite el proveimiento de servicios de aviación civil incluso por empresas con 100% de capital extranjero, siempre que establezcan un domicilio en el país.

Los servicios de aviación civil son provistos luego de obtenida una licencia de las autoridades nacionales, las cuales son la Junta de Aviación Civil (JAC), como órgano dictante de las políticas del sector y quien tiene la última palabra en el otorgamiento de las licencias; así como el Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC), órgano regulador. Es de importancia la participación de Cuerpo Especializado de la Seguridad Aeroportuaria y de la Aviación Civil  (CESAC)  tiene también incidencia en materia aeronáutica en nuestro país, ya que son los encargados de velar por la seguridad de los pasajeros, la tripulación, el personal de tierra y el público en general en todos los asuntos relacionados con la aviación civil.

La ley dominicana sobre aviación civil aplica a toda aeronave civil (no propiedad en ninguna proporción de un Estado soberano), sus propietarios, operadores, tripulación, pasajeros y efectos transportados, así como cualquier persona que intervenga en la actividad aeronáutica, que se encuentre en el territorio nacional, parta de él, aterrice, sobrevuele o de cualquier otra forma esté bajo la jurisdicción de la soberanía nacional.

Las licencias son emitidas para rutas específicas, renovables cada 10 años, en base a los acuerdos bilaterales de aviación, los cuales el país  ha firmado con Argentina, Austria, Bélgica, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, El Salvador, Francia, Alemania, Guatemala, Haití, Hungría, Israel, Italia, Jamaica, México, Países Bajos, Antillas Holandesas, Panamá, Portugal, Rusia, España, Trinidad y Tobago, Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido, Estados Unidos, la República Bolivariana de Venezuela y los Estados Miembros Asociados de la Asociación de Estados del Caribe. En caso de no existir acuerdo bilateral previo, las licencias serán otorgadas en base a reciprocidad entre los estados. Las aerolíneas extranjeras pueden ejercer hasta la quinta libertad. La octava libertad requiere un capital dominicano mínimo de 51%, aparte de otros requisitos.

Por último, es menester resaltar que no existen restricciones para las compañías extranjeras operar aeropuertos en el país u ofrecer servicios dentro de los mismos, como rampa, seguridad, embalaje, etc.

 

¿Cómo podemos ayudarle?