¿Hacia dónde se encamina la economía dominicana?

Viernes, Diciembre 22, 2017

Las autoridades del BC ya habían adelantado que en este año el PIB, que es medido por esa entidad, presentaría una tasa inferior de crecimiento al exhibido en el pasado reciente. Técnicos del Fondo Monetario Internacional también se habían referido a este tema en su informe de misión sobre el Artículo IV en febrero pasado.

La economía dominicana refleja una tendencia en el deterioro de elementos fundamentales para propiciar mayores emprendimientos productivos y competitividad. El ambiente institucional y los altos costos con que opera la economía son elementos que tienen incidencia sobre el clima de negocios, a los cuales nos hemos referido desde CREES en múltiples ocasiones. Al tema estructural se han unido elementos recientes que pueden haber empezado a tener efecto sobre la economía durante el primer semestre de 2017, afectando la inversión, la producción y el consumo.

Las medidas económicas anunciadas por las autoridades no son la solución a un deterioro en el crecimiento de la economía. Las cuestiones de la llamada macroeconomía ameritan de enfoques en los fundamentos micro. Desafortunadamente los enfoques de políticas que se han anunciado no buscan corregir problemas fundamentales de la economía dominicana.

Desde CREES hemos venido argumentando la importancia de: 1) crear condiciones institucionales en el país para propiciar un mejor clima de inversión; y 2) reducir los altos costos de vivir y hacer negocios, como una forma de incrementar la competitividad de las empresas que operan en el país, aumentar los ingresos reales de los ciudadanos y, de igual forma, mejorar el mismo clima de negocios.

Una economía pequeña como la de RD necesita ampliar sus mercados hacia el exterior para mantener el crecimiento y desarrollo económico. Para el país, el crecimiento de las exportaciones debe ser un tema clave para la creación de más procesos que generen riqueza, es decir, que agreguen valor; y, por consiguiente, puedan crear mayor cantidad y mejores puestos de trabajo. Sin embargo, la tendencia de las exportaciones nacionales es de decrecimiento.

De igual forma, para que pueda producirse una expansión sostenida de una economía es importante el incremento en su nivel de inversión, tanto de origen interno como externo. La cantidad de capital en toda economía contribuye a su productividad. En la medida en que los trabajadores cuentan con mayor cantidad y mejores maquinarias y herramientas pueden ser más productivos. Sin duda, la inversión, sobre todo la privada, pierde participación dentro del PIB.

¿Está la economía dominicana incrementando sus niveles de inversión para aumentar el stock de capital? Como proporción del PIB, la inversión privada, que representa el 86% del total, según datos oficiales, decrece. En adición, los datos de la inversión privada (formación bruta de capital fijo) calculada por el BCRD indican que su crecimiento fue 5.6% en 2015, y 3.5% en 2016.

Es decir, la inversión bruta, sin tener en cuenta la depreciación, ha promediado solo 4.5% de crecimiento en los últimos dos años. Si se tuviera en cuenta la depreciación, esas tasas de crecimiento no alcanzan para mantener el stock de capital de la economía.

En el país es necesaria la implementación de reformas estructurales que mejoren las instituciones y los fundamentos de la economía. Mientras no hagamos reformas estructurales debemos acostumbrarnos a tasas de crecimiento más moderadas; y a vaivenes de políticas públicas.